La destrucción de contenedores sigue siendo una diversión de los inadaptados a los cuales nada les interesa el perjuicio que ocasionan a sus vecinos.

Tras el incendio en la vivienda de calle Estrada, los bomberos debieron acudir a bulevar Irigoyen, esquina de calle Leguizamón, donde alertaban sobre el incendio de uno de estos elementos.

Al llegar, las llamas ya lo habían consumido, quedando solo la tapa, por lo que apagaron el fuego y se retiraron.

Es lamentable que este tipo de hechos se sigan sucediendo en la ciudad, con los costos que implican y sin castigo a los responsables. (03442)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))