Fue durante el procedimiento que realizó el personal de la brigada de Delitos Rurales el miércoles por la madrugada en Nuevo Pueblo Belgrano. Se detuvo a dos hermanos por un supuesto abigeato, que tras permanecer 24 horas en Jefatura, fueron liberados.

En los primeros minutos de la madrugada del miércoles, durante un operativo que contó con la investigación por parte de la Brigada de delitos Rurales, con un automóvil sin identificación policial que realizó el seguimiento para atrapar en flagrancia a los sospechosos, se detuvo a dos hermanos de 37 y 34 años oriundos de Pueblo General Belgrano.

La detención de estos dos hombres se realizó en la plaza Urquiza, en el Nuevo Pueblo Belgrano, en Cantalicio Sánchez y Urdinarrain. Allí se los redujo al comprobar que trasladaban en la caja de la camioneta Ford F-100, una vaca recién faenada y embolsada, con sus cuartos, paletas, cabeza y patas.

Según informó la Policía en esa oportunidad, los detenidos no pudieron acreditar la procedencia de la carne, pero lo cierto es que para ese momento la Policía de Abigeato sabía bien de dónde había salido ese animal y se contaba con la denuncia del afectado.

Hasta ahí es lo públicamente conocido. Pero ElDía pudo saber que tras permanecer 24 horas alojados en la Jefatura, el jueves fueron liberados por el juez de Garantías, Tobías Podestá, por considerar que no había elementos para considerar la prisión preventiva y que aplicándoles medidas restrictivas quedaría neutralizado cualquier peligro para la investigación.

Aunque hubo algo que llamó la atención. Podestá ordenó que el Ministerio Público Fiscal investigue de oficio el supuesto delito de apremios ilegales y que extraiga el testimonio que brindaron ambos detenidos en su declaración ante la fiscal Martina Cedrés, y que repitieron ante el magistrado.

Según los detenidos, cuando los esposaron, los arrojaron a un zanjón con agua y los golpearon con puños y patadas, e incluso uno de ellos perdió dos piezas dentales. También indicaron que cuando fueron trasladados a Jefatura nunca fueron examinados por un médico policial para que constate las lesiones, pese a que existen dos informes.

Esto lo confirmó su abogado defensor, Alfredo Vitale. “Recién fueron revisados en tribunales por el médico forense Marcelo Benetti al día siguiente en Tribunales y fue a pedido de la Fiscalía, momentos antes de prestar declaración como imputados”, indicó el letrado.

“Lo llamativo es que hay dos certificados médicos que dicen que ambos fueron revisados por el medico de policía sin encontrar lesiones, y ambos presentan lesiones y nunca fueron revisados en Jefatura”, agregó Vitale.

Mientras se inicia esta investigación, sigue su curso la otra causa por el supuesto robo de ganado. Ambos hombres están acusados de haber sustraído el animal de un campo ubicado en la zona de Pueblo Belgrano, aunque ambos acusados se habrían defendido aduciendo que compraron el animal al hombre que posteriormente los denunció. Pero todo está en materia de investigación. (ElDía)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))