El fiscal reveló a Elonce TV que cotejarán material genético para establecer si el acusado es el padre de la beba. Revisan registros de cámaras cercanas a la vivienda y otros elementos que pueden resultar determinantes.

El fiscal Franco Bongiovani, que interviene en el caso de la beba hallada muerta en el lavarropas de un domicilio de calle Urdinarrain de Paraná, dio precisiones a Elonce TV acerca de la investigación, luego de que este miércoles se ratificara la prisión domiciliaria y se le revocara la salida laboral a Jonathan Javier Weisheim, presunto padre de la recién nacida fallecida y pareja de la joven Florencia Yedro, madre de la misma, la cual permanece internada en gravísimo estado.

El funcionario relató a este medio que durante la audiencia en la que compareció el imputado “solicitamos autorización para el secuestro de material que será objeto de pericias, sobre todo con la extracción de muestras de sangre de ambos para el cotejo genético con las muestras recabadas en la autopsia realizada a la niña”.

Tras ratificar que el joven “hizo uso de su derecho de abstenerse de declarar”, el fiscal subrayó que “tratamos de reconstruir lo que pasó”.

Reconoció al respecto que “la complejidad de base es que todo sucedió en un contexto de intimidad, en un departamento donde solo estaban ella y él. A partir de los testimonio de los vecinos y de allegados a la pareja, sostenemos que podremos reconstruir lo ocurrido para sostener la acusación”.

Para Bongiovani, lo más importante de la autopsia es que determinó que “la muerte se produjo por una hemorragia masiva a través del cordón umbilical que no fue ligado debidamente, más allá de que no tenía otras lesiones distintas en el cuerpo”.

“Nació con vida y respiró, lo cual es determinante para distinguir una figura jurídica de otra. Cualquiera haya sido la conducta del imputado, se produjo sobre una niña viva”, recalcó.

Acotó que “parte del objeto de la investigación es desentrañar si el embarazo era conocido y por quienes. Esto es determinante. Saber si el embarazo era notorio y si lo habían dado a conocer a sus cercanos”.

Otro de los puntos centrales es “saber qué tipo de relación mantenían ellos. Estamos intentando develarlo y si, eventualmente, había algún tipo de violencia, nos va a aportar de para a la acusación.

Bongiovani aclaró que “las pericias son complejas, puesto que son sobre todo químicas, por lo que llevarán un tiempo. Buscamos reconstruir una hipótesis con un grado de similitud que nos permita llevar el caso a juicio”.

Finalmente, ratificó que analizan las cámaras cercanas a la vivienda para establecer si durante la noche del jueves o la madrugada del viernes ingresó alguna otra persona.

 

Las claves

  • “La beba nació con vida y respiró”, lo cual es “determinante”
  • Cotejarán material genético para establecer si el acusado es el padre de la pequeña fallecida
  • Buscan determinar si había algún tipo de violencia en la relación
  • Mediante testimonios, investigan quiénes sabían del embarazo
  • Revisan cámaras de la zona donde se produjo el hecho para saber si otra persona ingresó a la vivienda en el horario en que se había producido el hecho

 

Revocan salida laboral del joven y seguirá con domiciliaria

El juez revocó las salidas laborales de Javier Weisheim, y permanecerá con arresto domiciliario, supo Elonce. Además, ordenó extraer sangre a la pareja y a la bebé, para confirmar la paternidad. La joven continúa muy grave.

Mientras se avanza con declaraciones testimoniales con el fin de establecer qué sucedió en la madrugada del viernes en el departamento de calle Urdinarrain de Paraná, donde un bebé murió a poco de nacer y su madre sufrió una grave hemorragia y aún sigue luchando por su vida, se realizó este miércoles, una audiencia en la que se revisaron las medidas preventivas impuestas al joven novio de la mujer internada.

El defensor oficial, Luis Pedemonte, es el abogado de Javier Weisheim, novio de la joven que se encuentra internada muy grave, en el hospital de Paraná, tras haber dado a luz una beba que murió tras no recibir la atención especializada, y cuyo cuerpo fue hallado en el interior de un lavarropas del domicilio que compartían Weisheim y Florencia Yedro.

Durante la audiencia, el fiscal Franco Bongiovanni afirmó que se están analizando las cámaras de la cuadra para ver qué pudo haber pasado esa madrugada, supo Elonce. Además, pidió el secuestro del tejido uterino que aún se encuentra en el hospital San Martín, luego de la intervención que se practicó a Yedro con el objetivo de salvarle la vida.

El fiscal también solicitó al juez Elbio Garzón, autorización para realizar una extracción de sangre a la madre de la bebé fallecida y a Weisheim, para comprobar el vínculo parental del joven que permanece con prisión domiciliaria, pudo conocer Elonce.

En tanto, Bongiovanni solicitó que se le revoque la salida laboral, Javier Weisheim, y que continúe con prisión domiciliaria, confirmó Elonce. La situación del joven es que se encuentra de vacaciones en su trabajo y por tal motivo, se encuentra en el domicilio de un familiar para cumplir la medida judicial.

Asimismo, el fiscal confirmó que la bebé había nacido con vida, y que la causa del deceso, fue una hemorragia masiva como consecuencia de la falta de ligadura del cordón umbilical. Esto confirma que, la víctima no recibió la asistencia mínima luego de nacer.

Durante la audiencia, el juez Elbio Garzón adhiere a revocar las salidas laborales de Weisheim, quien permanecerá con arresto domiciliario, supo Elonce. Ante tal decisión, el defensor oficial, Luis Pedemonte, afirma que su defendido no tiene problemas en cumplir con la medida preventiva en el domicilio ya que se encuentra de vacaciones en su trabajo.

Finalmente, el magistrado accedió al pedido del fiscal para poner a resguardo el tejido uterino extraído a Yedro y también, autorizó la extracción de sangre a los jóvenes.

 

Crecen las sospechas de violencia contra la joven

La familia de la mujer que está muy grave en el hospital, sospecha que era víctima de violencia doméstica y pedirían revocar la prisión domiciliaria al novio. La abogada dijo que se busca determinar, qué grado de responsabilidad tiene.

La familia de la mujer que está muy grave en el Hospital San Martín, tras haber dado a luz una beba que luego fue hallada muerta en el lavarropas del domicilio donde vivía junto a su pareja, se presentará como querellante en el caso.

El novio de la joven sigue con prisión domiciliaria, mientras continúan las investigaciones para determinar qué grado de responsabilidad tiene, por haber omitido garantizar o, dispensar los cuidados médicos mínimos que exige un parto seguro.

La abogada María Fernanda Vásquez Pinasco, representa a la familia de la joven y este miércoles, se presentará ante la Justicia para ser querellante y acceder al expediente de la investigación.

“El fiscal lleva adelante las tareas investigativas para determinar, qué grado de responsabilidad tiene (el joven) por haber omitido garantizar o dispensar los cuidados médicos mínimos que exige un parto seguro”, señaló la abogada en diálogo con RadioLaVoz.

 

Buscan imputar al novio

“La autopsia fue realizada, y determinó que la criatura nació con vida y a los pocos minutos fallece por falta de atención. Fue una niña, y un parte pretérmino”, indicó la abogada y agregó que “la familia está luchando para conocer bajo qué condiciones dio a luz. Por eso, su pareja está con prisión domiciliaria, mientras se recolectan pruebas”, agregó.

“Nos constituimos como querellantes, para hacer nuestra investigación e impulsar una hipótesis, para imputar a esta persona, los delitos que creemos se han cometido, tanto por mi clienta que están en coma, como por la niña que falleció”, apuntó Vázquez Pinasco.

 

Revocar la domiciliaria

Según reveló la letrada, la familia de la joven que se encuentra en grave estado, tras el alumbramiento de la beba, sospecha que la joven era víctima de violencia doméstica y por eso, evalúan pedir que se revoque la prisión domiciliaria de quien hasta el momento del hecho, había sido la pareja de Florencia.

“Creo que hay dos víctimas: tenemos una mujer de 25 años que sufrió una histerectomía, se le sacó el útero por esta falta de asistencia, ya que no había nada que impidiera que fuera asistida, y su beba”, dijo la abogada a RadioLaVoz.

 

No sabían del embarazo

La abogada también reveló que causó preocupación en la familia, el hecho que la joven no informara a sus familiares sobre el embarazo, ya que según dijo, ninguno de los integrantes de la familia de la joven, sabían del estado de gravidez de la misma. Este hecho, fundamentaría las sospechas sobre una posible situación de violencia.

Vásquez Pinasco confirmó que “la mujer no informó de su estado de gravidez, y su familia no lo sabía. Pero incluso, la misma mujer pudo no haber sabido que estaba embarazada”, señaló la abogada.

 

Situación de la pareja

Se pudo conocer que en el marco de la investigación, también se tomaron muestras para establecer la paternidad del joven que está con prisión domiciliaria, y en consecuencia, se podría agravar la situación de imputación sobre Javier Weisheim.

“Todavía no sabemos en qué lugar vamos a estar parados en referencia al sujeto que hoy está con prisión domiciliaria”, añadió Vázquez Pinasco. “Aunque se comience con una investigación por abandono de persona, la investigación podría tener otro giro”, concluyó la letrada.

Fuente: El Once

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))