“Es un caso tremendo. Mi nieto es mi luz y yo soy luz para él”, aseguró la mujer al contar detalle los dos años de padecimientos que habría sufrido el niño y las secuelas que afronta como consecuencia de los abusos.

Una mujer de 61 años, vecina del barrio Sargento Cabrera de la ciudad de Concordia, denunció por abuso sexual al padre de su nieto de cinco años.

Diana Lucía acusa a su ex yerno, quien nunca vivió con su hija, pero que llevaba a su nieto durante tres horas, cuatro veces por semana, y de acuerdo a sus declaraciones, abusaba del mismo, al igual que el padre de este y abuelo del pequeño.

Al contar detalle los dos años de padecimientos que vienen sufriendo en su entorno familiar, la mujer reveló que los abusos habrían comenzado hace aproximadamente unos dos años, cuando el niño tenía tan solo tres años.

“Nos enteramos mirando una novela en la que un hombre golpeaba a su mujer y abusaba de su hija pequeña. En ese momento el nene me dijo: `entonces lo que mi papá me hacía era feo, muy feo´”, reveló Diana Lucía.

Detalló además que los comportamientos que llamaron su atención incluían aislamiento y trastornos físicos como vómitos y diarreas reiteradas.

A pesar de las consultas con profesionales médicos locales y del Hospital Garraham de Buenos Aires, la familia no podía tener un diagnóstico escrito. “Lo paraba y se caía”, explicó Diana. Subrayando que “estaba como ido”.

Luego de un largo periplo de exámenes clínicos, que hasta incluyó el hallazgo de “un parásito” transmisible por vía sexual y electroencefalogramas, una médica especialista les confirmó que el niño estaba siendo abusado.

“Fuimos al hospital Garraham, en Buenos Aires, a raíz de problemas de salud del niño, donde una neuróloga, la doctora Calegari, nos dijo que el niño estaba siendo abusado por su padre. Cuando volvimos con mi hija fuimos a la Comisaría de Minoridad y violencia Familiar y radicamos una denuncia. De allí fuimos con la policía al Juzgado Penal, pero el fiscal que estaba de turno se enojó con nosotros, no quiso firmar el acta de la policía ni nos tomó la denuncia ni dio parte al médico forense. Resulta que después me enteré que le habíamos interrumpido un partido de Paddle”, rememoró.

La abuela recordó el largo peregrinar de instituciones a los que recurrieron para dar a conocer el caso. Desde el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (COPNAF) hasta los Tribunales de Concordia, donde el menor fue citado hasta en tres oportunidades para declarar en Cámara Gesell.

“Es un nene y tiene miedo, y solo a mí me cuenta lo que le han hecho. Que el padre le daba un helado o golosinas y le hacía algo que le `guelía´ mucho. Que si él gritaba le ponía cinta en la boca. También relató que le ponían la play, lo ataban a la cama y le daban una inyección, después le hacían lo mismo el padre y el abuelo”, relató la abuela del pequeño.

La mujer subrayó que en una oportunidad, el niño llegó a orinarse encima al ver a su padre.

En la actualidad, el menor ya tiene cinco años y su madre está postrada en una silla de ruedas producto de un ACV, con parte de su cuerpo inmovilizado.

La causa “por abuso sexual, con acceso carnal” cuenta con los informes periciales de los doctores Amavet y Schefler, quienes confirmaron los daños en el cuerpo del pequeño.

El hombre tiene una restricción para no acercarse al pequeño por 180 días, y de acuerdo a la denuncia de la mujer, amenaza con quitarles la tenencia del niño.

“Es un caso tremendo. Mi nieto es mi luz y yo soy luz para él”, remató llorando la abuela del pequeño. (La Calle y Diario Río Uruguay)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))