La mujer presentó una tarjeta sin saldo para simular una compra, pero se llevaba cinco prendas escondidas. Las dueñas del local demoraron en hacer la denuncia porque esperaban que devolviera lo robado. Ocurrió en Paraná.

Una mujer ingresó a una tienda de Paraná y se alzó con al menos cinco prendas escondidas entre sus ropas. El hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad del local comercial y fue difundido a través de las redes sociales.

“Por lo que se observa en las imágenes de la cámara de seguridad que se ubica en la planta baja y que enfoca desde el fondo hacia la calle, esta persona estuvo esperando un buen tiempo hasta que notó que al local ingresaron varias clientas; cuando había hasta cuatro chicas, se decidió a entrar”, explicó a Elonce, una de las dueñas de la tienda Roma Paraná.

El hecho se registró el pasado martes en horas de la tarde, en el comercio ubicado sobre calle Cervantes 38, en pleno microcentro paranaense.

“Cuando entró, le dijo a la empleada que buscaba un regalo para su hija de 15 años. Y debido a que la ropa para salir está en la planta alta, la chica le dijo que subiera, que ella ya la acompañaba porque en ese momento estaba cobrando a otra clienta”, relató la comerciante.

De acuerdo a lo que indicó, previo a ingresar a la planta alta, se le solicitó a esta mujer que dejara las bolsas que llevaba.

“Subió y al ratito bajó con un top, pero quiso pagar con una tarjeta de débito que no tenía saldo. Nos pidió que lo preparemos para regalo, que ella iba a buscar plata y regresaba, pero por supuesto que nunca volvió”, continuó la responsable del local.

Fue así que las dueñas de la tienda no se percataron del robo sino hasta el día siguiente cuando, limpiando los probadores, hallaron detrás de un espejo, cinco perchas.

“La dueña decidió chequear las cámaras y ahí nos dimos cuenta que sacó cinco polleras y al ingresar al probador, las escondió dejado de sus ropas”, detalló.

 

Identificada

En la oportunidad, la comerciante aclaró que si bien esta mujer vestía un guardapolvo blanco, no es docente.

“Por lo que nos comentaron, trabaja en un comedor de esta ciudad, y aparentemente, ya ha cometido hechos similares en otros locales”, apuntó.

Asimismo, sostuvo que cada prenda tiene un precio estimado de 550 pesos.

Si bien el hecho se registró la semana pasada, la responsables del local radicaron la denuncia en la comisaría recién en la tarde de este sábado. “Estábamos tratando de contactarla a través de Facebook para pedirle que devuelva las prendas”, sostuvo la comerciante. (El Once)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))