Luego de la declaración de Yamina Kroh, la madre de la imputada, fue el turno del padre de Nahir, Marcelo Galarza. “Hasta donde yo sabía ella no tenía novio” aseguró y habló sobre el arma usada para ultimar a Pastorizzo.

Este jueves se realizó una nueva audiencia en el marco del juicio contra Nahir Galarza por el crimen de Fernando Pastorizzo. Ante el tribunal, prestaron su testimonio los padres de la joven imputada: Yamina Kroh y Marcelo Galarza.

Al declarar, la madre de Nahir, que lloró durante casi todo su relato, aseguró que varias veces notó marcas en el cuerpo de su hija y al preguntarle qué le había pasado recibía respuestas como “quédate tranquila, no pasada nada”. Asimismo, le pidió “perdón” a la joven “por no haberte cuidado”.

Luego fue el turno de Marcelo Galarza, el responsable de custodiar la pistola 9mm con que se llevó a cabo el asesinato de Pastorizzo.

Sobre el arma, alarza aseguró: “Yo la uso con bala en la recámara y sin seguro”. Esto se debe a diversos episodios por los que tuvo que pasar en la vida, como cuando recibió un adoquín en la cara, según relató. “No todas las armas son iguales, la sensibilidad del gatillo depende del desgaste”, expresó durante la declaración y aseguró que “si uno mete el dedo mal puede salir uno, dos, tres o más tiros”.

Por otro lado, respecto a las relaciones de su hija, y en línea con la estrategia de la defensa que busca debilitar el vínculo que existía entre Nahir y Fernando, dijo: “Lo único que pedí es que si algún día tenía un novio que lo trajera a la casa y lo presente. Pero ella decía que no, hasta donde yo sabía ella no tenía novio”. Y, puntualmente sobre Fernando Pastorizzo dijo que lo conoció 10 minutos antes de salir de viaje, que se lo presentó como un amigo y que él no hablaba con ellos. “Trataba de hablarle, pero no me contestaba. Pensé que era muy tímido”, declaró Galarza.

Al igual que la madre de la imputada, dijo haber visto en una ocasión que su hija tenía un golpe, pero que no le preguntó nada por su esposa: “No le digas nada”, le habría pedido Yamina Kroh. “Hoy debo decir que tengo culpas”, se sinceró, quien aseguró: “Nahir me cambió la vida”, entre otras cosas. (El Día)


Declaró la madre de Nahir Galarza: “Perdón hija por no haberte cuidado”

La madre de la imputada dijo sospechar que algo le pasaba a su hija con alguien. “El teléfono sonaba y sonaba. Tenía 87 mensajes en 10 minutos”, aseguró, e indicó que su hija recibía llamados al teléfono fijo durante la madrugada.

Alrededor de las 10 de la mañana, declaró la madre de Nahir, Yamina Kroh, a pedido de la defensa de la joven imputada.

La declaración de la madre de Nahir Galarza, Yamina Kroh, era una de las más esperadas de la novena audiencia del juicio por el asesinato de Fernando Pastorizzo.

Además, quien llegó junto a Marcelo Galarza, el padre de la joven, aseguró que varias veces notó marcas en el cuerpo de su hija y al preguntarle qué le había pasado recibía respuestas como “quédate tranquila, no pasada nada”. A veces, Nahir le decía que no se acordaba cómo se había hecho las mismas.

Kroh, aseguró haber conocido a Fernando Pastorizzo “hace dos años”.

Durante el día del homicidio la madres recordó: ” Ese día despierto a Nahir para desayunar, y me dijo que la había llamado la mamá de Fernando para decirme qué había tenido un accidente. Ella no podía hablar, estaba como ida”, recordó al describir cómo se sentía su hija cuando la noticia de la muerte de Fernando llegó a la familia de Nahir, publicó El Argentino.

Kroh, interrumpió su relato por momentos entre llantos y continuó: “Después esperamos que venga la Policía, ella no decía nada, estaba como? no sé cómo explicarlo. Al llegar la Policía, me dijeron que teníamos que llevarla al juzgado para ver qué pasó con este chico. Vine y estuve toda la mañana en Tribunales, durante dos horas preguntando que estaba pasando. No la ví más a mi hija hasta las dos de la tarde más o menos.

Después me llevaron a Jefatura y me hicieron las pruebas de las manos (huellas digitales) me tomaron los datos y me dejaron ir a mi casa con mi hija y mi marido que estaba con nosotras.

Cuando fuimos a casa dijo que no sabía que había pasado y que necesitaba hablar con un abogado. Lo llamamos y ella habló con él”, señaló.

Asimismo, la mujer recordó que: “Ella estuvo todo el día sin decir una palabra. A la noche vino el abogado, quien la llevó a su estudio, después nos llamaron y nos dijeron que Nahir estaba detenida. La habían llevado al Hospital y me pidieron que le llevara algunas cosas Mi casa era un caos, mi hijo discapacitado estaba a los gritos, él quería a su hermana, estuvo un mes sin hablarme, me echaba la culpa de lo que le había pasado a la hermana”.

Manifestó que: “Ella estuvo tres días internadas en el hospital. Ella nos dijo que había tenido un accidente, al otro día. Nada más que eso nos dijo”.

Cuando el abogado le consultó su ambas concurrian a un masajista, Yanina constestó: “Si. A Miriam Duarte”.

-¿Le marco una lesión de Nahir?

-Si, varias veces. Hace un año que ella va. Yo ya iba antes, y le insistía para que fuera, la notaba rara, nerviosa.

-¿Pudo constatar alguna lesión?

-Si, varias veces. Ella me lo dijo.

-Lo habló con ella?

-Si. Que no se acordaba como se lo había hecho. Tenía un moretón muy grande en la espalda.

-¿Le creía?

-Ella me decía que no pasaba nada, que me quedé tranquila, que no me preocupara.

Ella se alejaba de mi. No quería que me arrimarse, me decía que era grande.

– ¿Usted que sospechaba?

-Que le estaba pasando algo con alguien. El teléfono sonaba, sonaba, sonaba. El fijo sonaba a las 2 ó3 de la mañana, me levanta, atendía y cortaban. El día en que Nahir tenía que dar un examen tenía 87 llamadas en 10 minutos. Ella dijo que eran de Fernando.

Lo hablé, quise hacer la denuncia. Me dice: no, mamá no hagamos la denuncia porque va a ser peor. Imagínate lo que puede pasar si se entera papá.

Posteriormente, una vez que Nahir estuvo presa en la Comisaría del Menor y la Mujer confesó que le dijo: “perdón hija por no haberte cuidado” .

 

Las lesiones en las piernas

En la novena audiencia, uno de los testigos propuesto por la defensa de Nahir Galarza, fue Walter José Jiménez, el entrenador del gimnasio donde asistía la joven durante un año y medio.

Cuando los abogados de la defensa le consultaron si durante el entrenamiento pudo ver una lesión en alguna parte del cuerpo de la joven, Jiménez respondió que: “En una oportunidad ella estaba haciendo abdominales y ahí noto que tenía un raspón en la pierna izquierda. Era un raspón de color rojo, se le notaban las líneas similares a la herida que se provoca cuando uno se cae de la bici”.

Al consultarle si en ese momento supo a qué se debía esas lesiones, Jiménez dijo que: “Por lo general me preocupo por la gente que va al gimnasio. Me arrime a Nahir, le pregunté y ni siquiera me dijo nada. No sabía qué contestarme. Le hice tres preguntas, luego le consulté a la madre y seguí con mis actividades”, afirmó el entrenador.

“Tiempo después me arrimo a Nahir, sorprendido le pregunto que le había pasado en la pierna, porque sus lesiones eran grandes. No me supo contestar. Le pregunté su madre si había visto las lesiones en la pierna izquierda de su hija, pero me contestó que no sabía de qué se trataba esas lesiones”, declaró Jiménez.

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))