Transitando un aparente ir y venir de sensaciones, Nahir Galarza fue de la risa al llanto, del silencio al grito, durante una jornada que la despidió de Tribunales con el reclamo de los vecinos que afuera del recinto pedían Justicia.

Hoy comenzó el debate oral y público del caso que conmovió a la comunidad de Gualeguaychú antes de que dejáramos ir al 2017. Durante la madrugada del 29 de diciembre Fernando se trasladaba con Nahir en la parte trasera de su moto, hasta la casa de la abuela de la joven. Y de pronto un disparo, y luego un remate en el piso. Y un pibe de 19 años que moría tendido en la calle.

Después de que se realizaran los alegatos de apertura y que las partes manifestaran sus posiciones respecto a lo que pretenden probar durante el juicio -en el caso de la Fiscalía la acusación de homicidio doblemente calificado, por el uso de arma de fuego y el vínculo, a lo que la Querella sumó el agravante por alevosía- llegó la negativa de Nahir Galarza cuando el Dr. Mauricio Deruddi le preguntó si prestaría declaración ante el Tribunal. Sus defensores dejaron abierta la puerta para que en alguna otra audiencia la joven contara en primera persona su versión de los hechos.

Mientras tanto, el Ministerio Público Fiscal, junto a la querella que representa a los padres de Fernando Pastorizzo, logró incorporar las actas de los días 29 de diciembre y 16 de enero pasado, cuando la única imputada por el crimen de Pastorizzo contó los sucesos ante el requerimiento de la Fiscalía. Durante la lectura se vislumbró con claridad la mutación desde el relato primigenio de la única imputada por la muerte del joven, confesando la autoría de los hechos, para luego cambiar los dichos hacia lo que se constituiría como el atenuante que sostiene hasta la fecha la Defensa Técnica Legal de Galarza: la violencia de género y una situación confusa y accidental que habría desencadenado en la muerte de Fernando.

Luego de un cuarto intermedio llegaron los primeros testimonios: Silvia Mabel Mantegazza y Gustavo Pastorizzo, los padres de Fernando, quienes narraron el terrible momento en el que se encontraron con la peor noticia: la muerte de Fernando.

Ambos padres coincidieron en la descripción del joven: “un chico sensible, que apretaba los puños, lloraba y se iba ante una sensación de impotencia”, dijo su papá, mientras que su madre trajo a colación que fue elegido mejor compañero en la escuela recibiendo una mención del Rotary Club, a modo de ejemplificar el carácter del joven. Ambos también negaron cualquier tipo vínculo del joven con el uso o tenencia de armas, coincidiendo en que “Fernando les tenía terror”.

Los dos padres coincidieron en lo reservado que era Fernando al momento de referirse a sus relaciones sentimentales, aunque los dos reconocieron que estaban al tanto del vínculo sentimental con Nahir, el cual era previo a que ella cumpliera 16 años, según admitió la propia joven y de acuerdo consta en las actas que logró incorporar la Fiscalía y la Querella como material probatorio.

Quien más se explayó sobre la relación de Fernando y Nahir, fue Silvia: “Era una relación que iba y venía; yo sabía que ella venía a mi casa los fines de semana cuando yo viajaba a Paraná”.

 

El grito y el llanto de Nahir

Todo parecía que venía bien. Se tocaba el pelo, mientras sonreía o hacía algún comentario por lo bajo a alguno de sus abogados. Hasta que escuchó la lectura del acta del 16 de enero. Allí se quebró, pero sería un adelanto, de lo que vino después.

Entre las anécdotas que mencionó Silvia Mantegazza para dar cuenta del vínculo violento de Nahir con Fernando, contó: “Hace como tres años golpearon mi puerta, era de madrugada. Abrí, y era Nahir preguntándome si Fernando estaba en casa. Le dije que no estaba, pero no me creyó. Me increpó diciéndome que él le había dicho que del boliche se venía a dormir. Me quedé mal con que no me creyera y me increpara así”.

Pero la anécdota que descolocó a la joven fue aquella que se refirió al comentario de una vecina de la casa familiar de Fernando: “Después que falleció Fernando una vecina me dijo que había escuchado discusiones fuertes entre ellos. Una vez escuchó que Nahir le gritaba y que incluso le pegaba, porque Nando le decía no me pegués, no me pegués”.

Fue en ese momento cuando la joven gritó: “que mentirosa, no puede decir eso”, mientras la madre de su ex novio seguía compareciendo ante el Tribunal.

Ante la pregunta de que si la vecina la alertó antes sobre lo que había escuchado, dijo: “No, fue después que pasara todo. Yo no sabía nada, el era muy reservado”.

Y sumó: “Otro día encontró el teléfono inalámbrico de casa tirado en el pasto. Me llamó la atención, Fernando era cuidadoso con las cosas”.

 

El viaje a Brasil con los Galarza

Tanto Silvia como Gustavo aseguraron desconocer que Fernando viajo a Brasil con los Galarza: “Me dijo que iba con unos amigos y sus padres. Le di el dinero para viajar, pero no sabía que iba con la familia de Nahir”, dijo la madre.

Por su parte, el padre de Fernando coincidió: “Me dijo que viajaba, era la primera vez que iba a Brasil, la segunda vez fue conmigo. Pero nada más. Me enteré con quienes fue cuando vi las fotos”, las cuales fueron adjuntadas en un cd por la Querella.

Asimismo, la madre aclaró que “no tuve que firmar ningún permiso para que viajara, ya tenía más de 18 años”.

Lo que se viene

Mañana comparecerán ante el Tribunal al menos 10 testigos, todos amigos -y una prima- de Fernando. Quedan por delante extensas jornadas que se completarán en aproximadamente en tres semanas.

Afuera, un grupo de vecinos y amigos de Pastorizzo sostuvieron carteles y reclamaron la prisión perpetua de Nahir hasta que la joven atravesó las puertas blancas de calle Rivadavia pasadas las 13 horas de este lunes. (R2820)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))