Oscar Balla señaló que el aumento de las tarifas y la disminución del consumo han sido factores agravantes en esta cuestión.

El titular de la cartera de Trabajo admitió que en Entre Ríos se han constatado despidos y acuerdos de desvinculación, a la vez que precisó que el comercio es uno de los sectores más afectados por la recesión.

El secretario y el director de Trabajo de Entre Ríos, Oscar Balla y Silvio Pucheta, respectivamente, llegaron ayer a Concepción del Uruguay. En su visita, se entrevistaron con el secretario general de la Sucursal 415 de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores de la República Argentina (Uatre), Mario López, con quien dialogaron sobre la continuidad de las inspecciones laborales en la zona rural como en el sector urbano.

López agradeció a la Secretaría de Trabajo por el apoyo recibido en estos años en los controles y la colaboración del equipo de inspectores. Trajo a colación los últimos inconvenientes suscitados con algunos empresarios por tener a obreros mal registrados o en negro. Y afirmó que el accionar emprendido tiene por objeto “dignificar al trabajador rural y su familia y constatar las condiciones de higiene y seguridad laboral”.

En consonancia, Balla ratificó que se proseguirán con los operativos de acompañamiento a la Uatre como a las restantes entidades sindicales. Aseguró que “somos prudentes, pues sabemos la situación por la que atraviesan las empresas”. De ahí que, dijo, el fin no es “sólo controlar sino, también, tratar de colaborar”. En este contexto, consignó que en 2017 se consiguieron 24 Programas de Recuperación Productiva (Repro) para “algunas firmas de la provincia que estaban con un panorama complicado”.

Teniendo en cuenta la situación social de la Argentina, el titular de Trabajo manifestó que el panorama laboral se complicó en el último tiempo, ya que ha habido despidos y detectado acuerdos de desvinculación, que son “despidos indirectos”.

A su vez, preocupan “las elevadas tarifas que les han llegado a las empresas, pues, cuando deben tomar una medida, la primera que se toma es echar al trabajador”.

En este marco, indicó que, en forma diaria, se desarrollan en Paraná aproximadamente 20 audiencias, constatándose en ellas “el incremento de las cesantías o acuerdos de desvinculación”.

“Eso nos preocupa e intentamos dialogar para llegar a un entendimiento entre el patrón y los obreros, para evitar el desempleo”.

El funcionario provincial mencionó que “uno de los rubros más sensibles es el comercio, producto del aumento de los alquileres y la suba de las tarifas, especialmente la de energía, y la caída del consumo”. “Eso es notorio en ciudades importantes como Paraná y Concordia”, ilustró.

Oscar Balla y Silvio Puchetta recibieron también a la conducción del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) con quienes hablaron sobre el reclam por el pago a los operarios del frigorífico Tres Arroyos, durante los días en los que la planta La China permaneció cerrada, y el conflicto suscitado en Lucienville, en Basavilbaso.

 

Capacitación en la UOMA

A todo esto, Oscar Balla informó que hoy, a las 9:30, en la Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA) tendrá lugar la capacitación sobre violencia laboral y de seguridad e higiene, organizada junto a la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) de Entre Ríos. (La calle)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))