Imagen ilustrativa.

A días de que el proyecto para prohibir la venta, el uso y el acopio de glifosato en Gualeguaychú sea tratado por HCD, el Municipio enfatizó su apoyo a la iniciativa y explicó que sólo se busca el bien a la comunidad.

A fines de noviembre del año pasado, el secretario de Desarrollo Social y Salud Martín Roberto Piaggio anunció un proyecto que desde ese tiempo fue ampliamente debatido, que dividió aguas entre los que están a favor y en contra y que mañana finalmente será tratado en el Honorable Concejo Deliberante: la prohibición de venta, uso y acopio del glifosato en todo el ejido de Gualeguaychú.

“Este tema lo veníamos trabajando desde mucho antes de que se eleváramos el proyecto al Concejo Deliberante. Nos reunimos con mucha gente con la cual discutimos y nos informamos en todo lo que respecta a los agrotóxicos. Y decidimos hacerlo porque la inquietud nació dfe los propios vecinos cuando comenzaron a ver con preocupación la gran cantidad de casos de cáncer que notaban”, sostuvo ayer en una charla con ElDía la directora de Ambiente municipal Susana Villamonte.

“Hay una estadística nivel nacional que dice que la mayor cantidad de casos de cáncer de da en las zonas donde se realiza monocultivo, y ligado a esto fue que vino la incitativa para comenzar a estudiar la ordenanza del glifosato”, contó la funcionaria, que además consideró que la embestida contra el glifosato, y no contra otros agroquímicos similares, está justificada porque “es en el que está probado el daño que provoca, con evidencia científica a nivel internacional y de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

“Todo esto es una política de Estado: desde el inicio de la gestión del intendente Martin Piaggio nos dejó claro que el ambiente es su compromiso y que nunca lo van a escuchar hacer uso político con los temas ambientales. Se lo dijo a la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú y lo viene sosteniendo en el tiempo. Y es a partir de ese compromiso ambiental transmitido a todos sus funcionarios que estamos actuando con respecto a estas cuestiones”, enfatizó Villamonte a ElDía.

Por supuesto, la prohibición del glifosato y la regulación de los demás agroquímicos golpearon al sector rural, que argumentó, desde el punto de vista de las buenas prácticas agrícolas, las razones por las cuáles no tendría que ser aprobada la ordenanza. Sin embargo, el Municipio también tiene sus justificaciones.

“Hace más de dos décadas que los agrotóxicos vienen contaminando el suelo, el agua y el aire, y hoy ya no hay lugar para más contaminación. Está todo saturado. El objetivo de esta ordenanza es prohibir, pero para comenzar a sanear, algo que lamentablemente no podemos hacer con todo, porque hay daños que se pueden revertir totalmente, otros parcialmente y otros en los cuales no hay manera de volver atrás”, advirtió a El Día.

“El problema con las cuestiones ambientales es que para ver un resultado debemos recorrer un largo camino. Ningún efecto preventivo ni ninguna acción de saneamiento da un resultado inmediato, por lo tanto no se pueden mostrar rápidamente, como cuando hacés una calle o una plaza. Todo lo contrario: lo ambiental es una sucesión de hechos que llevan después a un resultado, y eso lleva mucho tiempo”, explicó Villamonte.

Por último, la responsable de Ambiente municipal subrayó que, más allá de todos los detalles con respecto al control y puesta en práctica de la ordenanza si es que llega a aprobarse, lo importante es comenzar a transitar un nuevo camino: “No apuntamos al lado autoritario, sino a la concientización, sobre todo de aquellos que tienen una postura diferente en esta cuestión. Nos vamos a encontrar a muchos que piensan distinto con respecto a los agrotóxicos. Pero como gestión de Gobierno tomamos las decisiones en base a lo que creemos que es mejor para toda la comunidad”.

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))