Los médicos forenses realizaron la pericia en la Morgue de Oro Verde, y si bien faltan estudios complementarios, se habría llegado a la conclusión que el deceso se produjo por una falla orgánica y congénita y no por la intoxicación con cocaína.

En las primeras horas de la tarde de este viernes finalizaron los estudios forenses al cuerpo del bebito de cuatro meses de Gualeguaychú. En la primaria conclusión de los médicos de los tribunales de Paraná que efectuaron la autopsia en la morgue de Oro Verde, se descartaría por el momento que el deceso de la criatura estuviera relacionado con una intoxicación por la ingesta de cocaína.

Según a la información suministrada a UNO, el bebé sufrió una falla multiorgánica que provocó un problema coronario irreversible.

De la inspección al cuerpo y los estudios efectuado en la morgue, también se localizó un problema congénito neurológico.

Otro punto valorable de la autopsia, es que el deceso no se habría originado por una intoxicación por la ingesta de cocaína a través de la leche materna, sino más bien de los inconvenientes vinculados con los problemas congénitos.

Si bien en un principio se supo que por los análisis de orina, se detectó la presencia de cocaína, tal situación no pudo ser corroborada por los forenses. Ante esto, es que se dipuso emprender exámenes complementarios y anatomo-patológicos para cerrar definitivamente la autopsia y llegar a una conclusión definitiva.

El deceso se produjo a causa de un paro cardiorespiratorio. De acuerdo a los primeros resultados cuyo origen habría sido una falla multiorgánica.

Con este primer resultado, podría decirse que habría otro panorama al indicado inicialmente en Gualeguaychú, donde se daba como altamente probable que el bebé falleció a causa de una intoxicación por la ingesta de cocaína luego de haber sido amamantado por su madre, que sí admitió ser consumidora junto con su pareja. (UNO)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))