Los pequeños almaceneros de la ciudad se deben amoldar a la nueva obligación que rige desde el domingo último.

La medida implementada por el gobierno nacional y que controla la AFIP tiene cuestionamientos de Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) Entre Ríos y de los almaceneros que deben afrontar los costos de gestión.

A partir del 1º de abril comerciantes, prestadores de servicios y profesionales están obligados a aceptar pagos a través de tarjetas de débito, a riesgo de ser multado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP); a raíz de una medida implementada desde el Gobierno nacional.

Es así, que a nivel local, fueron numerosos los comercios- sobre todo en el rubro de almacenería- que debieron ponerse al día con esta norma; ya que muchos, previo a esta obligación consideraban ‘perjudicial’ la medida en cuanto a la microeconomía sobre la que trabajan. En este marco, en un recorrido realizado por LA CALLE en comercios barriales, se dialogó con almaceneros quienes manifestaron cómo viven esta nueva implementación. Consultado Mario, un almacenero de más de diez años en el rubro, manifestó: “Yo hace unos quince años trabajo en el rubro, y lo tuvimos que implementar hace poco al uso de tarjetas, y por un lado se ve algo beneficioso para el cliente, porque a la hora de venir a comprar se llevan la buena sorpresa por el servicio que ofrecemos; pero por otro lado hay un cierto riesgo económico para los que somos negocios del barrio”. “Te explico- continuó- por ejemplo en cosas como los cigarrillos, que ya no sabemos si seguir vendiendo, ya vienen con un precio ajustado y sin margen de venta por más que cada quien decida qué precio ponerle a sus productos, entonces si nos lo vienen a pagar con tarjetas nosotros podemos cobrarlo bien en el momento, pero el costo que a nosotros nos sacan por usar ese servicio nos termina dando pérdida esa venta”; detalló.

Por otra parte, respecto de la utilidad que significa para el vecino, Mario destacó: “para los vecinos sí, es una utilidad bárbara. Si bien hay de todo, que muchos vienen siempre con la plata contada a comprar, otros aprovechan que aceptamos el pago con tarjetas porque cualquier cosa que necesiten en el momento se lo pueden llevar sin tener que ir antes hasta un cajero ni mucho menos”.

“Solamente tiene algo negativo para nosotros, como comerciantes más chicos nos vemos afectados en el sentido que el servicio de tarjetas hay que pagarlo y es un dinero que se pierde porque no equivale a las ventas que tenemos, pero bueno, nos tendremos que amoldar”, finalizó.

 

La crítica de Apyme

La Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) Entre Ríos reiteró su preocupación por la “aplicación universal” de la medida, que si bien constituye una herramienta más de venta para los comercios establecidos, perjudica a aquellos que tienen poca facturación mensual.

El titular de Apyme Entre Ríos consideró correcta su aplicación en los negocios establecidos, con antigüedad, ubicados en zonas comerciales, donde la tarjeta es un elemento más de venta. “No así para los negocios pequeños, micro, barriales, emprendimientos, jóvenes profesionales y todos aquellos que tienen muy poca facturación. Porque hay que tener en cuenta que el costo del posnet es de más de 13 mil pesos al año y no es poca plata cuando el ingreso en muchos casos es menor a un sueldo”.

La Asociación entiende que la medida “no puede ser aplicada universalmente”. “Beneficia en general a todos los negocios establecidos y perjudica a negocios chicos, barriales o profesionales jóvenes o bien electricistas, carpinteros, albañiles que hacen trabajo a domicilio y tienen que ir con un posnet inalámbrico que no siempre funciona bien. Y fundamentalmente es un costo que no lo pueden solventar estos sectores”, reiteró. Asimismo advirtió que quienes ganan “son los bancos que nunca acreditan en las 24 horas, sino que lo hacen a las 72 horas y descuentan el uno y pico por ciento”. (La calle)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))