Martín Neyra fue acribillado a balazos en Córdoba, cuando realizaba su habitual recorrido repartiendo huevos. El móvil fue el robo y se sabe que los sujetos actuaron rápidamente. El lugar del crimen es otra de las claves.

Los policías de Córdoba que investigan el asesinato del camionero entrerriano muerto el jueves a la noche en las afueras de la capital de la provincia de Córdoba, admitieron que por el momento, se ha avanzado muy poco sobre las circunstancias que rodean el misterioso crimen.

Se sabe, no obstante, que Martín Javier Neyra, de 48 años, oriundo de Crespo, trabajaba repartiendo huevos sin ayudantes.

 

Tránsito intenso y el lugar del crimen

La clave que se procura develar es por qué razón detuvo su marcha en la avenida Revolución Libertadora poco antes de tomar la ruta 20 en dirección a Malagueño donde pensaba dejar parte de la carga y luego dirigirse con idéntico motivo rumbo a Carlos Paz.

Por el momento no se descarta ninguna hipótesis. Podría ser que Neyra hubiera hecho subir a alguna persona a la cabina, tal vez alguien que en una estación de servicios le hubiera pedido que lo acercara a algún lugar.

 

¿Asesinos de la zona?

También se piensa que si viajaba solo y que por alguna razón frenó en el lugar donde lo mataron, alguien aprovechó que había detenido la marcha para asaltarlo. De ser así, los asesinos son de la zona, señaló Cadena3.

La hora del ataque, cerca de las 22 del jueves, el tráfico vehicular por la ruta escenario del sangriento crimen, víspera del feriado extra largo, era particularmente intenso.

 

El móvil fue el robo

No hay dudas que el móvil fue el robo. El o los ladrones, sin embargo, actuaron rápidamente. Se llevaron lo que había a la vista. No se dieron cuenta que el camionero llevaba en su asiento 150 mil pesos y cheques por otros 12 mil pesos.

Los asesinos robaron, no obstante, otra importante cantidad que Neyra había cobrado en sitios donde había dejado parte de la carga de huevos que llevaba en su camión.

 

Bajó de la cabina

Los cinco balazos de una pistola 9 milímetros, similar a las que usa la Policía, no impidieron que Neyra pudiera bajar de la cabina y pedir auxilio.

Uno de tantos automovilistas dio aviso a la Policía que minutos después junto a la dotación de una ambulancia tras comprobar el estado del camionero decidieron trasladarlo hasta el Hospital Misericordia donde poco después dejo de existir. (El Once)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))