Nahir tiene 19 años y es hija de un policía. Descartaron que tenga problemas psicológicos.

Con el registro de los más de 100 mil mensajes que Nahir y Fernando entrecruzaron a lo largo de un año, el querellante Rubén Virué intentará sumar la figura de la alevosía. En qué consiste la estrategia.

El Ministerio Público Fiscal recibió este lunes el informe de los mensajes de Whatsapp extraídos del teléfono celular de Nahir Galarza. Fue el único de los dos aparatos que se pudo desencriptar, debido a que el teléfono de Fernando Pastorizzo presentaba un sistema de seguridad moderno e imposibilitó este trabajo.

La pericia estableció que la víctima y su victimaria entrecruzaron 104 mil mensajes a lo largo de un año, finalizando el 29 de diciembre. En todo ese tiempo se habrían hallado elementos suficientes para probar la relación de pareja, “se confirmó el vínculo afectivo amoroso”, señaló una fuente cercana a la causa.

En esta pericia también se habría podido establecer que no surgieron elementos para fundamentar la supuesta violencia de género a la cual era sometida Nahir Galarza. Sería otra prueba que tendrían los acusadores, que contrasta con la estrategia que intentó plantar la defensa de la acusada, que a medida que pasan los días se debilita. “No hay nadie, no figura nadie en el legajo Judicial, que haya visto que Nahir Galarza fuera golpeada por Fernando Pastorizzo y no existen elementos en la causa que lo contradigan”, agregó el consultado.

También se habría podido establecer que Fernando era quien intentaba poner fin a la relación y Nahir era quien se negaba. Incluso surgieron mensajes donde ella exponía sus celos porque el joven de 20 años la desairaba y se mostraba con otra chica.

 

“Se confirmó el vínculo afectivo amoroso”

“La cuestión del vínculo está absolutamente probada y la autoría del hecho también. En lo que estoy trabajando y en lo que vamos a tratar de extraer de esta pericia, son los elementos que nos permitan probar la alevosía”, comentó el querellante Rubén Virué, en declaraciones a ElDía.

El representante de Silvia Mantegazza, la madre de Fernando Pastorizzo, contó que ayer recibió los informes de la pericia al teléfono de la imputada y no lo ha podido analizar debido a la magnitud de la prueba: “Debo bajar un programa y luego revisarlos, va a llevar tiempo, además el número que me dio el Fiscal de 104 mil me cuesta creerlo”.

Virué opinó sobre la declaración de la masajista, la cual no ha sido incorporada a la causa hasta el momento. “Son declaraciones que habrían sido hechas en el estudio de Rebossio o Dargainz, porque no fueron a Tribunales. Oportunamente habrá que confrontarlas pero no son en esta etapa. Hasta ahora no hay nadie que diga que la vio golpeada”, indicó.

 

La figura de la alevosía

Mucho se ha hablado del trabajo del fiscal Sergio Rondoni Caffa y se conoce en gran parte lo elementos de prueba que tiene en su poder y que su principal estrategia será demostrar el vínculo para lograr una cadena perpetua. Pero la querella trabaja en ahondar un poco más en la imputación y trata de determinar si hubo alevosía.

Esta figura está lejos del concepto clásico que tienen las personas sobre algo alevoso, porque en lo jurídico tiene otro denominador y para poder aplicarlo se requiere de dos elementos: un estado de indefensión de la víctima y que la acción no le conlleve un riesgo.

“Un ejemplo claro de esto es un tiro por la espalda a alguien sin que medie alguna circunstancia que pudiera advertir una situación de esa naturaleza, es decir a traición y sobreseguro. Ese es el concepto clásico que indica que la víctima no sabe que la están por agredir y la que lo agrede no corre ningún riesgo”, explicó Virué.

Claramente el ejemplo que expuso puede corresponderse a lo sucedido en este caso, pero adelantó que buscará la presencia de un tercer elemento para profundizar aún más esta cuestión. A lo que se refirió el querellante es si Nahir Galarza lo indujo a Fernando Pastorizzo a ir a su casa a buscarla para matarlo, lo cual estaría dejando expuesto un plan preordenado, una premeditación.

Esta información podría surgir de las últimas comunicaciones que ambos jóvenes mantuvieron en la noche del 28 de diciembre y madrugada del 29. De conseguir los fundamentos necesarios para acreditar la alevosía, Virué podría imputar esta figura cuando se reinicie la actividad judicial. “Quiero profundizarlo, es un tema muy delicado”, señaló. (ElDía)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))