Como consecuencia de la celebración descontrolada durante la Nochebuena y la Navidad, la madrugada de ayer fue intensa para los profesionales de la salud de turno en el Hospital Urquiza.

Si bien tradicionalmente los 25 de diciembre son días más calmos, en comparación con cada comienzo de año, el de este 2017 trajo sorpresas.

Al respecto se supo que en la Guardia se recibió a numerosos pacientes. Dos de ellos fueron menores a los que se atendió por quemaduras, ocasionadas por la pirotecnia. Uno de ellos fue un niño de 9 años, quien sufrió quemaduras en su rostro, por lo que debió recibir de inmediato las primeras curaciones, quedando, luego, internado. Si bien se trató de lesiones de carácter grave, su estado de salud evolucionaba satisfactoriamente.

En tanto que se indicó que varios concurrentes fueron asistidos ante la desmedida ingesta de alcohol. (La calle)

Escuchanos en FM 102.5 MHz | Sonido Digital & RDS | LRM774 Génesis Multimedia ((HD Radio))